¿Tienes dudas?

Resuelve tus dudas sobre aerotermia y calderas renovables

Sobre calderas renovables

Es una máquina térmica que cumple una doble función, la de climatización de la vivienda (tanto calefacción como refrigeración) y la de producción de agua caliente sanitaria. Para ello realiza un intercambio térmico con el exterior, extrayendo o expulsando el máximo calor posible dependiendo del modo de funcionamiento.

Ver más

Las calderas renovables funcionan gracias a un intercambio de calor a través del aire (aerotermia) o de la tierra (geotermia) con el interior de la vivienda. Están formadas por cuatro elementos: un compresor, una válvula de expansión y dos intercambiadores de calor (evaporador y condensador) que forman un circuito cerrado por el que circula un gas refrigerante. Gracias al aprovechamiento de la energía presente en el medio exterior se satisfacen las necesidades de calefacción, refrigeración y agua caliente sanitaria con una misma máquina térmica de manera eficiente y renovable.

Ver más

Al contrario que otros sistemas convencionales, las bombas de calor son completamente seguras ya que el gas refrigerante se encuentra confinado en un circuito cerrado en su interior y no circula por el interior de la vivienda, reduciendo así la probabilidad de fuga.

Además, se eliminan los riesgos que acarrean el uso de depósitos de gasóleo y gas natural como intoxicaciones, malos olores, contaminación e incluso explosiones provocadas por fugas.

 Sí, sí que requiere mantenimiento, pero dicho mantenimiento es mucho menor que con una caldera convencional, aunque generalmente una vez al año se puede hacer una limpieza de los equipos exteriores y una prueba para comprobar que todo está funcionando como debe. Es un mantenimiento preventivo.

Sí, gracias a la aerotermia se puede sustituir a cualquier sistema de calefacción existente, ya sea gasóleo, gas natural, propano, acumuladores eléctricos, radiadores de aceite, leña o biomasa, etc.
Una aerotermia es perfectamente compatible siempre y cuando exista un circuito hidráulico y espacio donde poder ubicar la unidad interior y un depósito de acumulación de ACS o de inercia.

 

La gran ventaja de estos sistemas frente a otras opciones convencionales es que se pueden alcanzar rendimientos de más del 400%. Estos valores son dependientes de las condiciones climatológicas de la ubicación pero, aun teniendo condiciones muy adversas, se pueden alcanzar rendimientos del 200% o, en caso de que fuese necesario, hacer una hibridación con geotermia.

Ver más

Las bombas de calor o calderas renovables son silenciosas (emiten menos ruido que una nevera) y pueden situarse sin problema en zonas transitables.

Cuentan con compresores tipo Scroll que reducen notablemente el ruido.

A pesar de que la temperatura exterior de la ubicación en la que este situada la vivienda afecta al consumo eléctrico y al rendimiento de la máquina, las calderas renovables siguen siendo mucho más rentables y eficientes que otros sistemas convencionales.

Ver más

La bomba de calor aerotérmica genera calor y ese calor podemos destinarlo al uso que se desee. Habitualmente a la generación de ACS y calefacción, pero también se puede usar ese calor para calentar una piscina.

Las políticas energéticas incluyen cada vez medidas más restrictivas en el ámbito de la eficiencia energética y la renovación de equipos con el objetivo de evitar el uso de combustibles fósiles. Por ello las bombas de calor, hasta ahora desconocidas por la mayoría de la población, están ganando mucho peso en el mercado como una alternativa eficiente, limpia y rentable.

Ver más

Sobre el ahorro

Si se instala un sistema de aerotermia el ahorro es real porque, para funcionar, el sistema necesita energía (gratuita) disponible en el aire: así que el ahorro es notable, salvo un mínimo consumo eléctrico necesario para que funcione el compresor. Para comprobarlo, basta con comparar los costes de consumo de las distintas energías para una superficie equivalente. Como norma general, el ahorro de energía puede llegar al 75 % en comparación con otro sistema de calefacción.

La inversión inicial es más elevada comparada con la de otros sistemas convencionales debido al precio de los equipos de última generación y en el caso de la geotermia, a las perforaciones de los sondeos, pero como el consumo anual se reduce notablemente, se recupera la inversión en unos años (dependiendo del sistema que se elija y de las necesidades del cliente).

Dadas las propiedades térmicas del gas refrigerante, el compresor no necesita consumir mucha electricidad para elevar su presión y temperatura. De ahí que esta máquina térmica presente rendimientos tan elevados y que en consecuencia el consumo eléctrico sea tan bajo.

Sobre la instalación

Las instalaciones de aerotermia requieren de una bomba de calor, un módulo hidráulico para distribuir el agua a los emisores (radiadores, suelo radiante…) y al interacumulador de ACS y un aerotermo para realizar el intercambio de calor con el aire exterior. También existe la posibilidad de instalar una torre hidráulica en la que se compacta el depósito de ACS y la derivación de agua a los emisores en el mismo sitio.

Ver más

Estos equipos ocupan un espacio reducido (menos de 1 m2), por lo que no supone un problema y es compatible con todo tipo de edificaciones, incluso si no se cuenta con una sala de calderas o cuarto de instalaciones. No necesita ventiladores ni espacios concretos.

Sí, es rentable puesto que los radiadores de las instalaciones actuales suelen utilizar agua a unos 50-60ºC para aportar la potencia necesaria a la vivienda y estas temperaturas son perfectamente alcanzables por los sistemas de aerotermia. En caso de que la instalación sea antigua y los radiadores necesiten agua a temperaturas más altas para calentarse, se bajarán la opción que más se adapte a cada caso (sustitución de radiadores, sistemas híbridos…)

Ver más

No, en principio no, la energía aerotérmica puede cubrir todas las necesidades de la vivienda y solo de forma excepcional, donde el clima sea muy extremo se puede necesitar el apoyo de otras energías, para maximizar el ahorro económico.

Un sistema de aerotermia es perfectamente compatible con cualquier tipo de emisor ya sea suelo radiante, radiadores o fancoils, pero en el suelo radiante/refrescante se obtiene el mejor rendimiento ya que, al trabajar a baja temperatura, aumenta la capacidad del sistema y proporciona un mayor confort con un gasto menor.

Además, según la zona climática y dependiendo del proyecto, el sistema puede ser complementado por fancoils para que obtener el plus de frío o calor que se pueda llegar a necesitar.

Con la aerotermia se emplea un solo equipo para la calefacción, la refrigeración y el agua caliente sanitaria (ACS).

Los equipos de aerotermia constan de dos unidades, una exterior y otra interior, a la que van conectados los dispositivos interiores de emisión.

Una caldera basada en geotermia se compone de: sondas geotérmicas y colectores, una bomba de calor, un interacumulador de ACS y un sistema de control y monitorización.

Ver más

Si, por lo general se suele requerir un incremento de la potencia contratada de unos 2 kW, pero esto irá en función de si la potencia esta optimizada o no.

Generalmente se instala en un lugar donde no esté excesivamente alejado de la sala donde esté ubicada la unidad interior y donde no moleste visual y acústicamente.

Así mismo, se ha de garantizar que la entrada de aire renovado y su salida no estén obstaculizados. Hay que tener en cuenta que se está cogiendo calor del aire y que por lo tanto si no se permite que el aire que aspira la maquina se renueve, el rendimiento de la máquina disminuirá y el consumo será mayor.

Te ayudamos

Contáctanos de forma gratuita.

Close