¿Es rentable instalar aerotermia con radiadores?

La respuesta es sí. A la hora de sustituir el sistema de calefacción de gas o gasoil por un sistema de aerotermia, la mejor opción es intentar llevar a cabo las menores reformas posibles para abaratar los costes de inversión inicial, por lo que se intentará mantener los radiadores y la instalación interior siempre que se pueda.

Para elegir la opción más rentable, hay que realizar unas pruebas de funcionamiento para determinar la temperatura a la cual debe circula el agua por los radiadores para que estos puedan aportar la potencia necesaria para calentar la vivienda.

Las instalaciones recientes, por lo general, suelen tener los radiadores dimensionados para que den la potencia necesaria con el agua circulando a unos 50-60ºC, lo cual no supone ningún problema, ya que, las bombas de calor aire-agua comunes y los sistemas de calefacción por aerotermia convencionales producen agua caliente hasta un máximo de, aproximadamente, 60ºC.

En instalaciones antiguas dimensionadas para trabajar a alta temperatura, en torno a 70-80ºC, es necesario ampliar los radiadores o sustituirlos por otros de baja temperatura para lograr así buenos rendimientos de la bomba de calor.

Si no se quieren sustituir los radiadores actuales, entonces se necesita un sistema de aerotermia que sea capaz de producir agua caliente a alta temperatura. Existen modelos en el mercado con una doble etapa de compresión y dos tipos de gases refrigerantes que logran alcanzar los 80ºC, pero estos equipos son más costosos y tienen un menor rendimiento.

Otra opción muy utilizada si no se quiere sustituir ni modificar el sistema de emisión, es la de combinar el sistema actual con una bomba de calor aerotérmica en lo que se conoce como un sistema híbrido. En estos sistemas la bomba de calor calienta el agua hasta una temperatura en torno a los 50-55ºC y a partir de ahí es la caldera la que eleva el agua hasta los 70-80ºC que se requieren. Con esto se consigue producir aproximadamente el 70-75% de la energía necesaria con la bomba de calor y el resto con la caldera existente.

En este sentido, es importante tener cuidado con los equipos que obtienen alta temperatura del agua avalados por una resistencia eléctrica, ya que consumen más y puede dejar de ser más rentable que la caldera de gas o gasoil.

En todo, caso siempre es mejor realizar un estudio energético de la vivienda para valorar las distintas posibilidades existentes en el mercado y cuál es la más rentable en cada uno de los casos.

Tal vez te interese

Es una máquina térmica que cumple una doble función, la de climatización de la vivienda (tanto calefacción como refrigeración) y la de producción de agua caliente sanitaria. Para ello realiza un intercambio térmico con el exterior, extrayendo o expulsando el máximo calor posible dependiendo del modo de funcionamiento.

Ver más

Las calderas renovables funcionan gracias a un intercambio de calor a través del aire (aerotermia) o de la tierra (geotermia) con el interior de la vivienda. Están formadas por cuatro elementos: un compresor, una válvula de expansión y dos intercambiadores de calor (evaporador y condensador) que forman un circuito cerrado por el que circula un gas refrigerante. Gracias al aprovechamiento de la energía presente en el medio exterior se satisfacen las necesidades de calefacción, refrigeración y agua caliente sanitaria con una misma máquina térmica de manera eficiente y renovable.

Ver Más

La gran ventaja de estos sistemas frente a otras opciones convencionales es que se pueden alcanzar rendimientos de más del 400%. Estos valores son dependientes de las condiciones climatológicas de la ubicación pero, aun teniendo condiciones muy adversas, se pueden alcanzar rendimientos del 200% o, en caso de que fuese necesario, hacer una hibridación con geotermia.

Ver más

A pesar de que la temperatura exterior de la ubicación en la que este situada la vivienda afecta al consumo eléctrico y al rendimiento de la máquina, las calderas renovables siguen siendo mucho más rentables y eficientes que otros sistemas convencionales.

Ver más

Las políticas energéticas incluyen cada vez medidas más restrictivas en el ámbito de la eficiencia energética y la renovación de equipos con el objetivo de evitar el uso de combustibles fósiles. Por ello las bombas de calor, hasta ahora desconocidas por la mayoría de la población, están ganando mucho peso en el mercado como una alternativa eficiente, limpia y rentable.

Ver más

Te ayudamos

Contáctanos de forma gratuita y te resolveremos tus dudas.

Close